Voluntario Promueve la Inclusión de Niños con Necesidades Especiales en NPH Guatemala

Subtitle Text Area

La primera interacción de Bridget Walde con NPH se produjo mucho antes de que ella decidiera convertirse en voluntaria.

Subtitle Image Area

19 Jul 2021

La primera interacción de Bridget Walde con NPH llegó mucho antes de que ella decidiera ser voluntaria.

La nativa de St. Paul, Minnesota, tuvo la oportunidad de visitar el hogar de NPH Nicaragua en dos ocasiones mientras estaba en bachillerato y la universidad, una experiencia que “me abrió los ojos al pensamiento global”, según cuenta. Años más tarde, después de graduarse de la Universidad de St. Louis con una maestría en salud pública (tenía una especialización triple en la misma escuela, donde estudió salud pública, estudios internacionales y español), Bridget, que ahora tiene 24 años, solicitó volver a NPH.

Esta vez, sin embargo, terminaría en Casa San Andrés en NPH Guatemala, donde actualmente se desempeña como entrenadora vocacional. Para Bridget, la perspectiva de trabajar con niños fue inicialmente lo que la obligó a ser voluntaria en NPH. Su concentración durante sus estudios de posgrado era la salud materna e infantil, dice, por lo que tenía sentido continuar persiguiendo estos intereses en una aplicación práctica.

“Mientras pensaba en mis próximos pasos después de mis estudios de posgrado, NPH siempre estaba en el fondo de mi mente. Recordé mis experiencias visitando la casa de NPH Nicaragua y sabía que quería retribuir y ser parte de la familia de NPH”, dice Bridget.

Bridget llegó en el verano de 2018 e inicialmente se desempeñó como Voluntaria de la Casa de Necesidades Especiales antes de pasar a su nuevo rol como Entrenadora Vocacional. En este rol, ella apoya a adolescentes y adultos con discapacidades en sus áreas de trabajo y les ayuda a mejorar sus habilidades relacionadas con el trabajo. Su reciente decisión de extender su contrato de voluntaria por seis meses estuvo parcialmente motivada por el deseo de pasar al menos un año en el rol de Entrenadora Vocacional.

“Sentí que si no me quedaba al menos un año en el puesto, no podría hacer todo lo que quiero lograr con mi tiempo aquí”. Los adolescentes y adultos con los que trabajo realmente han cautivado mi corazón, y sabía que quería darles el mejor apoyo posible. Podría hacerlo manteniéndome en el puesto durante un año completo”, dice ella.

Ella admite que hay aspectos desafiantes en su trabajo, incluido lo que describe como un concepto erróneo sobre el papel de las personas con discapacidad en el lugar de trabajo y en otros lugares, una realidad que la ha llevado a abogar por una mejor comprensión de las personas con capacidades diferentes y las contribuciones que realizan.

“Lo que más me gusta de mi trabajo es luchar y ver la inclusión de las personas con discapacidad en la vida cotidiana de NPH”, dice Bridget. “Ayudar a mis casos a alcanzar sus objetivos y ser más independientes es la parte más satisfactoria y estimulante del trabajo. Hay algo tan especial en las sonrisas que recibes de alguien que está progresando o logrando su objetivo”.

“Ya sea una pequeña ayudando con la limpieza en nuestra cafetería, o un pequeño saludando a los empleados de NPH cada mañana como parte de nuestro Comité de Bienvenida, este tipo de inclusión ayuda a deshacer los conceptos erróneos sobre las personas con discapacidad en la fuerza laboral. Como cualquier otra persona, estas personas quieren ser incluidas y tienen mucho que ofrecer. Me alegra poder trabajar en esto dentro de NPH Guatemala”.

Bridget también ha aceptado la responsabilidad de ser Coordinadora de Voluntarios mientras la empleada está de baja por maternidad. Sin embargo, a Bridget no le inquieta su nueva responsabilidad, y dice que su experiencia y permanencia como voluntaria le aporta una “perspectiva sobre la comunidad de voluntarios” que la ayudará a desempeñar el papel. Ella está emocionada de asumir la responsabilidad adicional.

En cuanto al futuro, Bridget está indecisa sobre qué tipo de trabajo buscará. Una cosa de la que está segura es de la ubicación: dice que quiere regresar a Minnesota para estar cerca de su familia.

“La tecnología nos ha ayudado a mantenernos en contacto durante mi año de voluntariado”, dice ella. “Pero después de pasar un año y medio en el extranjero, me gustaría estar cerca de mi familia y amigos cuando regrese”.