El primer graduado universitario de NPH Bolivia es un modelo a seguir para todos

Subtitle Text Area

Como muchos niños que se han unido a la familia de NPH, Ever Terrazas, de 25 años, llegó a NPH Bolivia debido a dificultades familiares. Si bien la transición al hogar fue difícil en su primer año, rápidamente descubrió el amor y el apoyo que encontraría en el hogar.

Subtitle Image Area

20 Jul 2021

Al igual que muchos niños que se han unido a la familia de NPH, Ever Terrazas, de 25 años, llegó a NPH Bolivia debido a dificultades familiares. Si bien la transición al hogar fue difícil en su primer año, descubrió rápidamente el amor y el apoyo que se encontrarían en el hogar.

Viniendo de una situación de desventaja, Ever se complació en encontrar todas las diferentes oportunidades que NPH ofrecía. Aprovechó estas oportunidades estudiando mucho, participando en el equipo de fútbol local y asistiendo a la Conferencia Internacional de Jóvenes de NPH.

“Esas oportunidades me ayudaron a desarrollar mis habilidades personales y profesionales para poder seguir sirviendo a mi familia de NPH”, explica. “Eso es lo que el Padre Wasson quería que todos hiciéramos”.

Después de sobresalir en la escuela primaria y secundaria, Ever continuó sus estudios en México para obtener un título en ingeniería industrial. Durante la universidad, alguna vez residió en la casa universitaria de NPH México y en cuatro años se convirtió en el primer graduado universitario de NPH Bolivia.

Después de la universidad, Ever fue aceptado en el Instituto de Seattle, donde pasó 10 meses en los Estados Unidos para desarrollar aún más sus habilidades personales y profesionales. Luego, decidió regresar a NPH México por un año y actualmente está trabajando para retribuir a la familia que lo ayudó mucho. Supervisa la misma comunidad estudiantil universitaria de la que formó parte. Él es el contacto principal del grupo para asistencia. También trabaja para recaudar fondos para que los estudiantes compensen los gastos de su educación universitaria.

Como Hermano Mayor, el título que NPH otorga a los adultos que crecieron en uno de nuestros nueve hogares, comprende el impacto que puede tener en la generación más joven. Espera poder guiarlos en el camino correcto. Él es un modelo de cómo NPH puede cambiar la vida de un individuo y quiere motivar a los niños a usar esas mismas oportunidades que lo ayudaron.

“Nosotros [Hermanos Mayores] somos ejemplos para los niños”, dice. “Les mostramos a los niños que ellos también pueden tener éxito y mejorar sus vidas, pero necesitan saber que no es fácil”.

Después de que termine su año con NPH México, planea encontrar un trabajo en su campo de ingeniería industrial. Después de establecerse en su profesión, quiere continuar retribuyendo y apoyando a las comunidades que lo ayudaron.

“NPH me dio una idea clara de lo que quería hacer y me preparó para ello”, concluye Ever. “Me dieron la oportunidad de cambiar la trayectoria de mi familia y también quiero ayudar a otros a cambiar la suya”.