Voluntaria de NPH Enseña en el Hogar y en la Comunidad Local

Subtitle Text Area

Es abrumador y me enloquece pensar que represento a NPH cada vez que salgo de casa. Me esfuerzo por llevar las visiones de amor y de compartir de la filosofía del Padre Wasson, no sólo a los niños de NPH, sino a cada uno de mis estudiantes y a la comunidad de la que poco a poco me estoy convirtiendo parte.

Subtitle Image Area

20 Jul 2021

Los martes son los días en que más sudo, así son la mayoría de los días en la húmeda jungla boliviana, pero los martes hago la caminata de 2.4 km desde la casa de NPH hasta la Unidad Educativa Milena Paz Antelo II, la escuela secundaria local. Enseño inglés a 140 estudiantes, de los cuales 40 provienen de NPH y los otros 100 de la comunidad circundante de San Ignacio.

Al comenzar el año escolar, tenía la expectativa de compartir la enseñanza con otros dos profesores de idiomas, pero rápidamente descubrí que su expectativa era que yo mismo enseñara. Esto fue un golpe duro para mí. Armar un plan de enseñanza completa la noche anterior a mi primer día no era lo que había imaginado.

Me aterrorizaba que los estudiantes se burlaran de mi español y que por lo tanto, rechazaran mi enseñanza. Aunque hubiera sido preferible hablar español con fluidez, decidí hacer de esta dificultad una ventaja lo más valiosa posible. Lo hice pensando en el hecho de que yo también estoy aprendiendo y practicando un idioma.

Desde el principio aclaré que nuestra clase sería un espacio seguro donde todos podríamos aprender y crecer sin juzgarnos. Si bien mi español era blanco de muchas bromas, mis alumnos participan en clase y nos ayudamos mutuamente a aprender. Ahora, mis alumnos comienzan la clase saludándome: “Buenas tardes, profesora Lina”. Aunque amo mi trabajo y a mis estudiantes, este nuevo trabajo no ha estado exento de desafíos, la extrema falta de recursos, la agitación general de los adolescentes y la suma de 100 nombres y rostros que estoy aprendiendo en el hogar me han dado ganas de arrancarme los cabellos más de una vez.

He experimentado la satisfacción de los estudiantes que ponen en práctica algo que les enseñé y la pena de tener un estudiante que me diga que casi todos en la clase hicieron trampa en un examen. Me ha sorprendido lo mucho que disfruto ver a nuestros niños interactuar en un entorno fuera del hogar y soy increíblemente afortunada de tener una visión de otra faceta de sus personalidades.

Aunque parece que tengo muchas emociones a diario, realmente puedo decir que no cambiaría este trabajo por ningún otro. Es desalentador y estimulante pensar que estoy representando a NPH cada vez que salgo del hogar. Me esfuerzo por llevar las visiones de amor y de compartir de la filosofía del Padre Wasson, no sólo a nuestros niños en NPH, sino a cada uno de mis estudiantes y la comunidad de la que lentamente estoy formando parte. ‘Soy profesora’ y ‘tía’. Es un camino difícil, pero estoy feliz de hacerlo todos los martes por la mañana.

*Se han cambiado los nombres de los niños para proteger su privacidad.