NPH llega a Maniche

Subtitle Text Area

Hay un proverbio haitiano que dice "bonjou se paspo ou" o "un hola es tu pasaporte". En Haití, se considera muy descortés entrar en una ciudad en la que nunca ha estado sin decir buenos días. Por lo general, la persona que ingresa a un nuevo lugar debe ser la que inicie una conversación con el saludo.

Subtitle Image Area

6 Sep 2021

Hay un proverbio haitiano que dice “bonjou se paspo ou” o “un hola es tu pasaporte”. En Haití, se considera muy descortés entrar en una ciudad en la que nunca ha estado sin decir buenos días. Por lo general, la persona que ingresa a un nuevo lugar debe ser la que inicie una conversación con el saludo.

Ayer pudimos visitar una de las zonas más afectadas por el terremoto: Maniche, una localidad del departamento de Sud en el suroeste de Haití, en la zona de Les Cayes muy afectada. Tardamos dos horas en llegar por un camino que era muy estrecho y polvoriento, bloqueado en muchos lugares por cantos rodados que habían caído de las montañas. Nuestro taxista estaba armado. Teníamos que estar alerta. Éramos solo dos: Elisca Patriscky, que creció como FWAL (Padre Wasson Ángel de la Luz) y estudia fotografía en la universidad a través del Programa NPH Don Bosco, y yo, un ex elevo de St. Helene. Estuvimos allí para evaluar los daños del terremoto y redactar un informe de evaluación.

Entonces, ¿por qué comencé este testimonio con el proverbio? Al llegar a Maniche, queríamos saludar a la gente según las costumbres haitianas, pero nadie pudo recibirnos. La ciudad tiene una población de alrededor de 22.000 habitantes y suelen ser muy amables. Pero, por supuesto, comprendimos que eran tiempos igualmente extraños. No podíamos esperar la alfombra roja.

Rápidamente nos dimos cuenta de que muchos de los servicios básicos ya no existían. Por ejemplo, todavía no hay agua potable. Mucha gente tiene que beber del río. Este ha sido el caso desde que ocurrió el terremoto hace tres semanas. Tampoco pudimos ver una estación de policía. La gente de Maniche estaba muy enojada porque el alcalde del pueblo había robado casi toda la ayuda que se suponía iba a ir a la gente que lo había perdido todo.

Pude hablar con uno de los comerciantes locales que me dijo que su casa fue destruida por el terremoto. Ella estaba tan emocionada. Fue lo primero que me llamó la atención. Su primera pregunta fue: “¿Eres de Las Cayes?” Respondí que no, que solo estoy aquí para hablar con personas que necesitan apoyo urgente. Luego comenzó a contar su historia poco a poco, cómo el 14 de agosto se fue de casa como todas las mañanas a las 4:30 am para vender algunas cositas en el pueblo para poder alimentar a sus hijos. Lamentablemente, sus 6 hijos se quedaron en casa ese día. Todos perecieron.

“He perdido mi casa y mis hijos”, me dijo, con lágrimas rodando por sus mejillas. “Cuando me despedí esa mañana, no pensé que sería la última vez. No sé qué voy a hacer “.

Patriscky y yo nos sentimos muy tristes por ella. No quería molestarla más. Lamentablemente, cuanto más hablábamos con la gente, más veíamos que había tantas personas que sufrían situaciones similares.

No pudimos cruzar el gran río que separa el pueblo de las montañas cercanas que queríamos escalar. No teníamos el transporte ni el equipo. Mientras trataba de encontrar a alguien que nos diera instrucciones, se nos acercó un pastor cuya casa e iglesia también fueron destruidas. Reconfirmó lo que otros nos habían dicho, que las comunidades de las montañas eran las zonas más afectadas y que deberíamos llevar un burro para verlo por nosotros mismos. “Los cantos rodados de dos montañas habían causado daños considerables”, dijo el pastor.

Otras personas en el pueblo nos aconsejaron que no fuéramos, diciendo que la caminata es muy peligrosa y está bastante lejos. Más de cien personas murieron en las montañas cercanas, con muchas casas destruidas, y ni siquiera los rescatistas han podido llegar a las comunidades para ayudar a las víctimas.

Este es un momento difícil para la gente de Maniche y las comunidades cercanas. El amor y la compasión es todo lo que podemos ofrecer para ayudar a las personas desesperadas de Maniche a encontrar esperanza. Sigamos ofreciéndoles nuestro apoyo durante el mayor tiempo posible y recordemos también a todas las víctimas en nuestras oraciones. Estamos muy contentos de formar parte de este sólido equipo.

Contribuya ahora a nuestro programa de Rescate de Emergencia por Terremoto en Haití. Puedes tener un impacto ahora.