La Educación Ya No es Difícil de Alcanzar

Subtitle Text Area

Mauro no pudo ir a la escuela desde los siete años. En cambio, tuvo que cantar en las calles y restaurantes para alimentar a sus hermanas. Ahora los cuatro son parte de NPH Perú, la educación ya no se les escapa.

Subtitle Image Area

5 Oct 2021

Mauro tiene 17 años. El año que viene terminará bachillerato. Aunque parece tarde, es un gran logro considerando que cuando llegó a NPH Perú en julio de 2014, tenía cuatro años de retraso en su educación.

Su madre Teresa quedó embarazada cuando solo tenía catorce años. Su padre los abandonó y continuó su vida en Brasil. Mauro creció en la casa de su padrastro Tomás, un asentamiento de ocupantes ilegales en Imperial, un distrito de la provincia de Cañete. Mauro tuvo que cuidar a sus hermanas Maura, Mariela y Matilde, ya que Tomas y su madre solían dejarlas solas.

“La dinámica familiar de Mauro era disfuncional y se desintegró con la privación económica. Ambos padres solían ser negligentes y muy permisivos en el cuidado de sus hijos e hijas. Los dejaban solos en su casa, exponiendo su integridad y violando su derecho a la alimentación y la educación”, explica. Jenny Peña, trabajadora social de NPH Perú.

El barrio de Mauro se llama “Las Malvinas – Asunción 8”; se encuentra a 14 km de Casa Santa Rosa , cubriendo un área de 12 km con una población de aproximadamente 11.000 personas. Comenzó como una invasión de territorio y luego se convirtió en un asentamiento de ocupantes ilegales, con una alta incidencia delictiva. Según el Ministerio del Interior , los delitos más frecuentes son la microcomercialización y consumo de drogas, la trata de personas y los agravados, robo.

“Mi barrio es peligroso. A menudo se escuchan disparos. Hubo enfrentamientos entre pandillas y cada vez que peleaban se escuchaban disparos”, dice Mauro. “Fui testigo de muchos robos cerca de mi casa. Hubo muchos apagones y casi ninguna luz de la calle”, describe.

Cuando tenía 3 años, Mauro sufrió una quemadura en el brazo izquierdo. Había una tienda de fuegos artificiales cerca de su casa. Recuerda haber jugado en las calles con los restos de unos proyectiles pirotécnicos y de repente algo explotó muy cerca de él. “Mi brazo izquierdo era el más dañado. Mis dos brazos estaban en llamas y vi que mi piel parecía yogur”, recuerda.

Sus padres casi nunca estaban cerca para cuidarlo. A su madre Teresa le gustaba salir de fiesta, salir con amigos y disfrutar de una vida más relajada. Olvidaría que era una madre con responsabilidades, que tenía hijos e hijas que requerían cuidados y atención. “Mi padrastro también salía de noche. Recuerdo haberlo visto volver borracho a los pocos días ”, dice con remordimiento.

Mauro perdió gran parte de su infancia. Por necesidad, comenzó a trabajar cuando tenía 7 años. “Fue por necesidad”, explica con naturalidad. “Ver a mis hermanas pasar hambre me obligó a salir a buscar comida a la calle. Mis padres no me obligaron a trabajar, pero sentí que tenía que hacerlo porque no nos alimentaban muy bien.

Mauro empezó a vagar por las calles y un día decidió ir a los restaurantes a cantar. Había estado inscrito en una escuela, pero solo había asistido unos días, por lo que tomó la decisión de sacrificar su educación y ganar dinero. “En fechas especiales como el Día de la Madre ganaba algo de dinero. Podía ganar hasta 50 soles (US $ 15), que le daría a mi mamá”, recuerda con una sonrisa.

Sin embargo, también recuerda los peligros a los que se sintió expuesto. Mauro dice que cuando trabajaba en la calle, su mayor temor era ser secuestrado. “Recuerdo estar en un bar una noche cuando un hombre me invitó a cenar y luego a su casa”. El hombre insistió en que Mauro lo acompañara. Mauro se asustó, pero afortunadamente apareció su tío y se lo llevó a casa.

“Fue un escape afortunado”, dice Mauro, exhalando un suspiro de alivio. La situación de abandono y vulnerabilidad de Mauro y sus hermanas provocó que el Juzgado de Familia de Cañete emitiera una orden de protección para los niños y los trasladara a Casa Santa Rosa, el domicilio de NPH Perú. Mauro, que en ese momento tenía 10 años, y sus hermanas menores llegaron a Casa Santa Rosa el 11 de julio de 2014. Mauro recuerda haber sido recibido por Rafael Arce , quien era un cuidador en ese momento y ahora es el actual director de NPH Perú.

“Llegué un sábado por la noche y al día siguiente traté de escapar. Al principio me costó acostumbrarme a dejar a mi madre, pero con el tiempo eso cambió. Luego fue mi madre quien quiso llevarme de regreso con ella. , pero ya no quería vivir con ella. Me sentía bien aquí y, sobre todo, seguro ”, dice Mauro.

Ahora siente que él y sus hermanas son parte de una familia y que tienen un hogar. Le da seguridad saber que sus hermanas están mucho mejor que antes, donde pueden estudiar y comer tres veces al día. “Todavía me siento responsable por ellas. Lo he estado haciendo desde que comencé a cantar para poder alimentarlos. Si mis padres no lo hicieron, fue su decisión. Mis hermanas saben que siempre estaré ahí para cuidarlas”, reflexiona.

Lo que más aprecia Mauro es la educación que recibe ahora. Él cree que, si no hubiera venido a NPH, ni siquiera habría terminado la escuela primaria. Llegó con muchas dificultades de aprendizaje y de atención porque no había tenido una educación formal, pero le gustaba estudiar y tenía muy buena actitud para aprender.

Stefany Cruzado, educadora especial de NPH, conoció a Mauro en 2016. “Mauro es bueno estudiando. Pasamos por el proceso de adaptación con él desde que estaba atrasado en la escuela. Sin embargo, siempre se ha destacado. Es responsable, muy participativo en las clases, y suele ser el líder entre sus compañeros y compañeras”, agrega. “Siempre ha estado muy preocupado por sus hermanas pequeñas y les pregunta por su desempeño en la escuela”.

Mauro tuvo un desarrollo integral gracias a los talleres que le brindó NPH. Siempre le gustó el arte, especialmente la música, que siempre estuvo presente durante toda su crianza. Aprendió a tocar el piano y a leer partituras. En los concursos de talentos que se realizan en Casa Santa Rosa, Mauro siempre ha ganado tocando o cantando canciones de cumbia.

“Antes cantaba para comer algo. Ahora canto para ganar concursos. Hay mucha menos presión”, bromea Mauro. No tenía una buena dieta, porque solía comer solo comida rápida en los restaurantes donde cantaba.

“Su obesidad y problemas parasitarios han disminuido y su salud en general ha mejorado notablemente gracias a las dietas balanceadas que tiene ahora”, dice Giovana Fuentes, quien es parte de clínica NPH .

Actualmente, Mauro estudia en un centro de educación básica alternativa (CEBA): una modalidad de bachillerato especial que le permite terminar sus estudios en menos años. Sabe que la vida universitaria comenzará pronto y ya está considerando algunas opciones profesionales. Por supuesto, la música aparece como una alternativa; también dice que le gustaría estudiar gastronomía.

Cuando Mauro llegó a Casa Santa Rosa, intentó escapar la primera noche. Ahora, le resulta difícil imaginarse a sí mismo fuera de NPH. “Me gustaría quedarme en NPH. Estoy acostumbrado a estar aquí, en mi casa. Me gustaría apoyar a NPH de alguna manera, como ellos lo hicieron conmigo. Si no estuviera aquí, probablemente estaría trabajando en alguna finca sin saber leer ni escribir ”.

*Los nombres se han cambiado para proteger la privacidad de los niños y niñas.

¿Interesado en apoyar a Mauro en su educación? Visite NPH Perú para obtener más información.