México

Queridos amigos,   

Espero que se encuentren gozando de salud y bienestar en compañía de sus seres queridos. Hoy he sentido la necesidad de compartir con ustedes mis inquietudes, confieso que he estado a punto de no recibir más niños en Nuestros Pequeños Hermanos. A veces siento que nos llega el agua al cuello con tantos gastos y que la situación económica es cada día más difícil para todos. Anoche, durante unas horas de insomnio me pregunté, ¿qué hubiera hecho nuestro querido Padre Wasson? Y con eso me dormí…    

Cuando desperté tuve claro que él hubiera recibido a todos los niños vulnerables que llegan a Nuestros Pequeños Hermanos. Es más, me acordé de una anécdota; cuando vino un Cardenal de Chicago a visitar NPH en 1960, le pareció muy bien la obra y le dijo al P. Wasson: “estás haciendo algo maravilloso, pero te aconsejo que no recibas más de 150 niños”, el Padre asintió y nunca le dijo que ¡ya tenía más de 350!  

Recientemente recibimos 33 niños y niñas más procedentes de Chiapas, Ecatepec y Guerrero de las más terribles condiciones de vulnerabilidad, sufrimiento y abandono. Estamos contentos de que al fin ellos tendrán una nueva oportunidad de vida, un futuro de esperanza y que poco a poco recuperarán su autoestima y sus derechos como seres humanos y como niños amados por Dios. 

Hoy los necesito más que nunca, les pido su ayuda en todo lo que nos puedan apoyar. Sabemos que estamos trabajando juntos por los niños y que solamente con su generosidad podremos seguir adelante para cambiar sus vidas y hacer una verdadera diferencia para ellos, sus familias y comunidades, y para México. 

¡Gracias, muchas gracias anticipadas por lo que puedan hacer por nuestros niños!

Sinceramente,

Rafael Bermúdez Gutiérrez
Director Nacional
Nuestros Pequeños Hermanos México

67 Años al Cuidado de Nuestros Niños

En este fértil valle se encuentra el lugar que antes fuera una hacienda azucarera y hoy se conoce como Casa San Salvador. Este sitio de 52 hectáreas ha sido la ubicación principal de la familia de NPH México desde 1970. La casa siempre está llena de actividades con los más de 430 niños que viven, juegan y estudian allí y se localiza en el pueblo de Miacatlán, que está a 124 km al sur de la Ciudad de México. Las Instalaciones de Casa San Salvador son muy extensas y dan la sensación de un pueblito con calles empedradas, arcos llenos de bugambilias y un hermoso paisaje. En el campus de Casa San Salvador se encuentra el kínder, la primaria y la secundaria, también hay una capilla, comedor, cocina, clínica, oficinas para el personal administrativo y una granja con gallinas, ovejas, cerdos, así como huertos de frutas y verduras.

Otros 140 estudiantes más asisten al bachillerato vocacional de NPH en Cuernavaca.

Muchos de ellos luego irán a la universidad en la ciudad de Monterrey. El programa universitario cuenta con el grupo más grande de estudiantes de educación superior en toda la familia de NPH y más de 90 jóvenes están inscritos, los cuales viven en casas de estudiantes con sus compañeros de NPH en la capital universitaria de Monterrey, México.

Más al norte, en Matamoros, México, se encuentra la Casa Ciudad de los Niños donde residen más integrantes de nuestra gran familia. Esta casa recibió a los primeros niños en 2009 y es ahora el hogar de 40 pequeños, la mayoría menores de 16 años. Cuando los jóvenes están listos para el bachillerato, se trasladan a nuestra casa en Cuernavaca.

Las actividades extracurriculares son una parte valiosa del día de los pequeños. Además de un programa deportivo muy activo, NPH México orgullosamente cuenta con una tradición de jóvenes talentos que se destacan en la música, el baile folclórico y el tae kwon do. Al menos una vez al año, la compañía de danza y música viaja a los EE.UU., para hacer presentaciones de su propio Ballet Folclórico y recaudar fondos para ayudar a la familia.

En 2011, la casa comenzó a investigar y aceptar a los niños de la región de Cd. Juárez que ha sido devastada por la guerra del narcotráfico y donde muchos niños son abandonados mientras sus padres buscan una mejor vida al otro lado de la frontera.

A NPH México lo dirige Rafael Bermúdez, junto con un personal de alrededor de 200 colaboradores.

Acontecimientos y logros sobresalientes

1954: El Padre William Wasson conoció al primer pequeño y fue así que nació NPH
1955: El huracán Hilda hace que el número de niños en el hogar se incremente a 69
1959: Las niñas se unen a la familia
1964: NPH construyó su propio bachillerato en Cuernavaca
1970: Se compró la Hacienda San Salvador en Miacatlán
1971: Se construyó la casa para los estudiantes de bachillerato, Casa Buen Señor
1979: La familia se mudó a la casa en Miacatlán
La casa de estudiantes universitarios, Casa San Luis, abre sus puertas en Monterrey
1985: Empezó el programa de inglés en Yarnell, Arizona
1989: El Padre Wasson ganó el reconocimiento del Águila Azteca
1997: Comenzó el programa de ayuda a los niños del tiradero de basura de Milpillas
1998: Comenzó el programa del grupo cristiano de jóvenes Lifeteen
2000: El primer estudiante de Milpillas que se gradúa de la universidad
2005: El primer estudiante de Milpillas que se gradua de la universidad
2007: Se inició el programa de transición Casa Villa en Cuernavaca
2009: La Casa Ciudad de los Niños abrió sus puertas en Matamoros
2014: ¡NPH México celebra 60 años de vida en familia!