Un Pequeño, Dos carreras: Talleres Vocacionales de NPH

Cómo el taller de carpintería está preparando a un pequeño para encontrar un buen trabajo después de NPH.
Septiembre 14, 2017 - Honduras

Teodoro, frente a una mesa en la que ayudó a hacer. Se utilizará como mesa de comedor dentro de NPH.
1/9

"Porque he estado aquí un tiempo, puedo ayudar a enseñar a algunos de los estudiantes más nuevos, cuando comienzan por primera vez. Hago un poco de todo aquí. "Teodoro, de diecisiete años de edad, recorre cómodamente su camino a través de las sierras eléctricas y lijadoras, uno por uno, explicando lo que cada uno hace. Después de cuatro años en el taller de carpintería de NPH Honduras, conoce bien a cada uno: Muestra tanto su confianza con cada botón y enchufe, como la facilidad con la que habla del trabajo.

El taller de carpintería era sólo uno de varios "talleres vocacionales" que Teodoro podía escoger al ingresar a la escuela secundaria. Para ayudar a los pequeños a encontrar trabajo en un país con más personas que empleos bien remunerados, los estudiantes de sexto grado de NPH se inscriben en una clase vocacional en: carpintería, costura, belleza, calzado, soldadura o electricidad para complementar su educación.

"Elegí este", explica Teodoro, "porque sabía un poco antes de venir a NPH. Aprendí de mi papá, y lo disfruté, así que pensé que sería una buena idea continuar".

Teodoro es uno de los pequeños más antiguos de NPH. Él y sus cuatro hermanos vinieron a NPH en 2008 desde Cardidad, cerca de la frontera sur de Honduras con El Salvador, después del fallecimiento de sus padres. Fue su padre quien lo llevó a su propio taller, mostrándole las herramientas y trucos que más tarde inspiraron a Teodoro a elegir el taller de carpintería en NPH.

Ahora, después de cuatro años de trabajo, a Teodoro le gusta este oficio y se ha convertido en experto. "He aprendido a usar varias sierras, el equipo de lijado, las herramientas para pintar, realmente todo. Tenemos un montón de equipos de seguridad que siempre utilizamos. Guantes, cascos, gafas, todo eso también.

Y su trabajo constante no ha pasado desapercibido. "Es un gran estudiante", dice el profesor Ramón, su instructor de carpintería desde hace cuatro años. "Él siempre ha trabajado duro, y hace la mayor parte de su trabajo a tiempo."

El Profe Ramón lleva más de 25 años dedicado a la carpintería, por lo que ha visto muchos de los trabajadores de la madera y reconoce el talento cuando lo ve. "Siempre que le digo algo o trato de enseñarle algo nuevo, él escucha bien y aprende rápidamente. Es una buena cualidad.

Al final, eso es lo que los talleres profesionales de NPH esperan inculcar en sus estudiantes: habilidades prácticas que den un oficio a cada pequeño, así como actitudes en el lugar de trabajo que les llevarán lejos en cualquier campo.

Y para Teodoro, esperamos que sea más la actitud que lo beneficie a largo plazo. "Quiero estudiar para ser ingeniero eléctrico. No está muy relacionado con la carpintería, pero al menos estoy aprendiendo y acostumbrado a trabajar con equipo de manejo electrónico y tratar con la seguridad en lo que respecta a esas cosas. Además después de los estudios, podré buscar trabajo en dos áreas en lugar de una sola".

Teodoro reconoce el valor de trabajar duro - eligió la carpintería a pesar de su dificultad. Y mientras estudia mucho y probablemente tendrá éxito en encontrar trabajo como ingeniero, se da cuenta del valor de los talleres de NPH: "Preferiría la ingeniería, pero disfruto de la carpintería. De cualquier manera, me alegro de que ahora tendré dos campos para encontrar trabajo.

*Los nombres se han cambiado por razones de privacidad.

Alex Hanel   
Oficial de Comunicación

 

 

 

Más noticias de Honduras


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo