www.nphusa.org
Español    |   Internacional

Concurso de Comer

Nuestro concurso de comer fue una gran manera de pasar el fin de semana.
Marzo 6, 2014 - República Dominicana

Manolo comiendo lo más rápido posible
1/10

Cada fin de semana hay una lista de todo tipo de actividades divertidas para que los niños participen. En los días soleados hacemos muchas actividades al aire libre como lanzamientos de globos de agua, elaboración de cometas y juegos de fútbol. En los días de lluvia hacemos cosas dentro de la casa, como contar cuentos y juegos de mesa. Hace un par de fines de semana añadimos una nueva idea, un concurso de comer. Tanto los niños como las Tías hicieron fila para participar en una tarde increíble comiendo sandía, plátanos y gelatina.

Los juegos se llevaron a cabo en el parque, así que había poca necesidad de limpieza y estaban abiertos para todo el que quisiera participar. Al principio había un pequeño grupo de niños interesados, pero a medida que pasaba el tiempo más y más niños estaban ansiosos por participar. El primer concurso fue con tres adolescentes que compitieron entre sí para ver quién podía terminar media sandía bebé lo más rápido posible. El primero que comiera toda la parte roja de la sandía fue el ganador.

A pesar de que se trataba del tamaño de una sandía bebé los niños tenían mucho que comer. A la cuenta de tres tuvieron que correr a su silla designada y comenzar vez de comer. Una vez que comenzaron a comer el resto de los niños gritaban en torno a su favorito para animarlos a la meta. Después de dos minutos en el concurso, tuvimos al ganador y todo el mundo aclamó a Manolo. "Fue más difícil de lo que pensé que sería, pero muy divertido", dijo Manolo de la experiencia.

TrabajamoLa actividad para comer sandía continuó con grupos de adolescentes, niños más jóvenes e incluso los miembros de nuestra casa de bebés. Cada vez que se trataba de elegir a los próximos concursantes los niños estaban prácticamente saltando para participar.

Una vez que se acabó la sandía, tocó el turno de comer bananas. Para este concurso pusimos a dos niños con los ojos vendados, uno frente al otro. A la cuenta de tres, los niños tenían que encontrar las bananas en la silla, pelarla y alimentar al otro niño. Cada equipo tenía un método diferente para hacer esto. Algunos lo hicieron con las dos manos y encontraban la boca con una mano y alimentaban con la otra. Otros simplemente decidieron usar la mano y esperar lo mejor. Este método por lo general dejó a la gente un poco más cubierto en pedazos de banana. Todo el mundo se reía con esta ronda y más gente se unió a las actividades debido a que escucharon de la diversión que estaba sucediendo.

La siguiente en la lista de alimentos fue la gelatina. Los platos se llenaron y se colocaron en las sillas para que los concursantes las comieran mientras que sus manos estaban atadas a la espalda. Muchas de las Tías habían salido a ver y ahora era el momento para que ellas participaran. Los niños se la pasaron de maravilla viéndolas sorber la gelatina roja y les animaban más fuerte que cualquiera de sus amigos.

La competencia final de la tarde fue comer manzanas. Cuatro manzanas estaban atadas con una cuerda y se colgaron en las barras. Este juego fue para que lo disfrutaran los niños mayores. Una vez más, todo el mundo estaba muy divertido. Odilia, la única mujer que participó, fue la ganadora ya que los chicos hicieron trampa y recibieron ayuda para sostener la manzana.

En general, el día fue todo un éxito. Unos niños estaban tristes porque no pudieron participar, pero tengo la sensación de que el evento se llevará a cabo una vez más y tendrán la oportunidad de participar. Fue una buena dosis de competencia mezclada con una dosis saludable de frutas. Esa si es mi idea de pasar un buen momento.

* Los nombres se han cambiado por razones de privacidad.

Megan Tribble   
Oficial de Comunicación

 


 


 


NPH República Dominicana


Más noticias de República Dominicana


Cómo ayudar

 

Reciba nuestro Boletín Informativo